El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, durante una sesión en el Parlamento el pasado 6 de septiembre. Foto Afp