Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Violencia en Libano.

Comparte

Von Leunam
Capitán de Navio
Capitán de Navio

Mensajes : 6530
Masculino
Edad : 28
Localización : Imperial City, Coruscant

Violencia en Libano.

Mensaje por Von Leunam el 22/10/2012, 2:33 pm

La violencia sectaria se reaviva en Líbano

Los peores presagios larvados durante meses en Líbano han terminado por cumplirse. La explosión en un barrio cristiano de Beirut en la que han muerto ocho personas ha sido un atentado de corte sectario, que amenaza con dinamitar la paz cosida con alfileres en el país. Wissam al Hassan, investigador de la muerte del ex primer ministro Rafiq Hariri y azote de las fuerzas prosirias en Líbano ha muerto en el potente atentado con coche bomba, que a primera hora de la tarde ha estallado en el céntrico barrio cristiano de Ashrafiye. Unas 80 personas han resultado heridas en un atentado que ha resucitado las imágenes de violencia propias de los años de la guerra civil (1975-1990).

Horas después del atentado, jóvenes suníes salieron a la calle en varias ciudades y carreteras del país y quemaron neumáticos en señal de protesta. Saad Hariri, hijo del político asesinado y ex primer ministro culpó al presidente sirio, Bachar el Asad, de estar detrás del atentado en una intervención retransmitida por televisión. La coalición 14 de marzo que lidera Hariri exigió el viernes por la noche la dimisión del primer ministro, Najib Mikati, al que acusó de estar manchado "de la sangre de Wissam al Hasan y de la sangre de los inocentes que murieron". Ningún grupo se ha responsabilizado de momento del ataque.

La detonación se produjo apenas pasadas las 14.30 (13.30, hora peninsular española) junto a la plaza Sasine, el corazón del barrio cristiano de Ashrafieh. Es la hora de la salida de los colegios y la que muchos beirutíes aprovechan para hacer compras o tomar un café en alguna de las muchas terrazas de la zona. Decenas de niños pululaban por la zona llorando aterrados. "Hemos sentido cómo vibraba todo", explica una joven que se encontraba en los alrededores de Sasine.

La explosión ha sido de tal magnitud que pudo escucharse desde barrios situados a varios kilómetros de distancia. El suelo de las calles que rodeaban la sede del Partido Falangista, contra la que se ha producido el atentado, quedó totalmente cubierto de cristales y el inmueble reducido prácticamente a la nada. Allí se agolpaban curiosos y afectados, mientras los efectivos de la Cruz Roja y el cuerpo de Bomberos atravesaban la zona de seguridad para trasladar en brazos o en camilla a las decenas de heridos, la mayoría de carácter leve.

Wissam Al Hassan ha corrido la misma suerte que el ex primer ministro Rafiq Hariri en 2005, cuyo asesinato precisamente investigaba. Una de las evidencias que destapó Al Hassan fue la implicación de Hezbolá, el partido-milicia chií libanés y de Siria en el magnicidio. El pasado agosto, Al Hassan dirigió además la investigación que condujo a la detención del ex ministro de Información libanés, Michel Samaha, considerado el hombre de Damasco en Beirut y al que se acusa de planear atentados contra objetivos suníes.

La muerte de Al Hassan, un musulmán suní, próximo a la familia Hariri, ha reavivado los temores de que la vida de otros políticos opositores y críticos con el régimen de Damasco acabe también segada por coches bombas. Saad Hariri, hijo del político asesinado, permanece fuera del país, en París, por miedo a los atentados. El propio Al Hassan acababa de volver a Líbano después de una estancia en el extranjero, a donde había trasladado a su familia.

Pero el atentado ha disparado sobre todo el miedo a que el conflicto sirio vaya a terminar por contagiar al vecino Líbano y por desatar nuevos enfrentamientos civiles. La Casa Blanca ha lamentado el atentado y la portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Victoria Nuland, ha agregado que su Gobierno lleva meses "expresando preocupación por el aumento de tensiones dentro de Líbano, especialmente las tensiones sectarias y las resultantes del contagio de Siria".

A pesar de que la posición del Gobierno es de no injerencia en el conflicto sirio, las fuerzas políticas libanesas han adoptado posiciones enfrentadas en cuanto a su relación con el régimen de Damasco. La oposición siria acusa incluso a Hezbolá de apoyar y combatir del lado de las tropas gubernamentales. Políticos suníes libaneses acusan además al grupo chií de poner en riesgo con su alianza siria, la estabilidad del país.

Hasta ahora, la violencia relacionada directa o indirectamente con la revuelta siria, se había centrado en el norte de Líbano y en general en las zonas cercanas a la frontera con Siria. Este nuevo golpe mortal en el corazón cristiano de Beirut marca una nueva etapa en la vida política libanesa y en las relaciones entre Siria y Líbano.

Los primeros minutos tras la explosión fueron caóticos. Las líneas telefónicas colapsaron. Varios trabajadores tuvieron que ser rescatados de entre los escombros de un edificio en obras en una de las calles perpendiculares al lugar de la explosión. "Acabábamos de cerrar para ir a comer", explicaba la dueña de una papelería de la calle Alfred Naqash mientras recogía los cristales esparcidos de lo que era el escaparate del local. Hasta las cancelas metálicas de los establecimientos cerrados se combaron; las puertas de los pequeños comercios a pie de calle quedaron reducidas a añicos y no quedó en pie más que algún que otro ventanal.

Toda la zona quedó cortada. Los centenares de policías, militares y agentes no uniformados que custodiaban el cordón de seguridad fueron permitiendo el paso con cuentagotas, de quienes regresaban a sus casas para recoger algunos enseres de entre los escombros a última hora de la tarde. Sausan, una joven con hiyab y el teléfono en la mano se quejaba de que no le permitían acceder a su propia casa para ver cómo había quedado. La bomba explotó a unos pocos metros.

En ese momento Tarek aún se encontraba recogiendo los cristales del ventanal del restaurante de comida rápida en el que trabaja, a varias calles de donde ha estallado el coche bomba. El joven estaba solo cuando se produjo la explosión y asegura que ni siquiera se asustó: "Desde hace cinco años [tras el fin de la guerra en 2006 contra Israel], esto es normal para los libaneses".

"Intentan destruir los espacios públicos", dice indignado un ejecutivo que prefiere no revelar su nombre. "Sasine es para todo el mundo, aunque sea un barrio cristiano", puntualiza, "tienen que dejar de matar gente, que dejen a Líbano tranquilo".

Blanca, una activista española residente en la zona, se encontraba en ese instante en casa de unos amigos, solo a un par de calles del lugar de la explosión. "Todos los vecinos han empezado a abrir las puertas y a preguntar si estábamos bien", explica. El atentado les ha sorprendido en mitad de una clase de árabe. "Leíamos un texto sobre el asesinato de [el ex Primer Ministro] Rafiq Hariri [en 2005] que decía: 'Estábamos todos sentados tranquilamente y de repente se escuchó la bomba", cuenta, "luego hemos oído la explosión y hemos dado un salto. Estaba muy cerca".

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/19/actualidad/1350650199_951643.html


Von Leunam
Capitán de Navio
Capitán de Navio

Mensajes : 6530
Masculino
Edad : 28
Localización : Imperial City, Coruscant

Re: Violencia en Libano.

Mensaje por Von Leunam el 22/10/2012, 2:34 pm

El Ejército libanés trata de frenar una espiral de violencia que ha costado 7 vidas

El Ejército libanés ha salido de los cuarteles, ha tomado las calles de Líbano y ha emitido un comunicado poco habitual. Ha advertido de que el país se encuentra en una fase crítica, de que no va a permitir más desmanes, y ha pedido a los líderes políticos que extremen la cautela en sus intervenciones. Los militares tratan de hacer lo imposible por contener los brotes de violencia que desde hace tres días amenazan con convertirse en un enfrentamiento civil de dimensiones imprevisibles. “La seguridad del país está en riesgo”, estimó el Ejército en el comunicado. “Hay una escalada sin precedentes de la tensión en algunas zonas”, añadía el texto.

La actuación del Ejército da una idea de la gravedad de la situación, que sobre el terreno ha dejado al menos siete muertos en enfrentamientos sectarios ocurridos entre la noche del domingo y el lunes.

El atentado del viernes pasado en el que murió en el corazón cristiano de Beirut Wissam al Hassan, jefe del espionaje interno y bestia negra de Damasco, ha destapado la caja de los truenos sectaria. La coalición antisiria y proocidental 14 de Marzo acusa al régimen de Damasco de estar detrás del asesinato y ha sacado a sus seguidores suníes a la calle. Pide además la dimisión del primer ministro, Nayib Mikati, y el fin de la injerencia siria en Líbano de la mano de su aliado. Damasco y Hezbolá guardan de momento silencio, más allá de las declaraciones de condena al uso. Los choques en la calle no se han hecho esperar.

La violencia ha sido especialmente grave en Trípoli, en el norte del país, donde los choques sectarios han dejado seis muertos, incluida una niña de nueve años por disparos de un francotirador, y medio centenar de heridos, según el recuento de la agencia Reuters. Esta zona fronteriza con la vecina Siria se ha convertido en el principal foco de tensión y en una suerte de réplica a pequeña escala del conflicto que desangra Siria.

Fue hace 19 meses cuando activistas antigubernamentales sirios salieron a la calle para pedir la caída del régimen al calor de las primaveras árabes. Desde entonces 30.000 sirios han muerto, la inmensa mayoría fruto de la represión del Ejército, según las cifras que ofrece la oposición. En dos barrios de Trípoli, el mayoritariamente suní de Bab al Tabané y el alauí Yabal Mohsen, se reproduce desde hace meses el enfrentamiento entre seguidores —alauíes, próximos al chíismo— y detractores del régimen de Bachar el Asad, los rebeldes suníes. Las víctimas mortales de los últimos días se han registrado en esos distritos, igual que los 13 muertos habidos el pasado junio.

En la capital, Beirut, que en los últimos meses había logrado escapar de la violencia, se han producido desde el viernes tiroteos en algunos barrios. El Ejército se ha desplegado para evitar la presencia de hombres armados y la quema de neumáticos y el levantamiento de barricadas, con las que los manifestantes cortan las arterias de la ciudad. Un palestino murió en la ciudad por los disparos de los uniformados, según indicó el Ejército.

El comunicado que este lunes emitió esta institución explicaba el sentir de buena parte de los libaneses. “Tomaremos medidas decisivas, especialmente en las zonas de creciente tensión religiosa y sectaria, para evitar que Líbano se transforme de nuevo en un lugar para dirimir disputas regionales y para evitar que el asesinato del mártir Wissam al Hassan termine por convertirse en el asesinato de todo el país”, indica el texto.

El intento de asalto a la oficina del primer ministro, Nayib Mikati, el domingo, tras el multitudinario funeral-manifestación del Al Hassan, fruto de la propagación de la ira callejera, fue el incidente que hizo saltar todas las alarmas y que acabó por provocar la intervención de los militares. Lo que no está tan claro es que la decisión del Ejército libanés vaya a ser suficiente para contener la ira de algunos libaneses y pacificar el país. Especialmente si no cuenta con la colaboración de las todopoderosas milicias de Hezbolá, capaces de hacer sombra al propio Ejército.

En el plano político, está por ver si el Ejecutivo de coalición que encabeza Nayib Mikati y que controla Hezbolá, caerá a consecuencia de los acontecimientos de los últimos días. Mikati llegó incluso a presentar su dimisión durante el fin de semana, pero dijo haberse topado con el rechazo del presidente del país, Michel Suleimán, quien, como algunos observadores, teme que en este momento un vacío de poder contribuya a agravar la situación. Algunos manifestantes aseguran que no piensan abandonar las calles hasta que Mikati dimita.

Las repercusiones de un nuevo conflicto civil en Líbano han despertado una marea de preocupación internacional. Los embajadores de los países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunieron el lunes con el presidente Suleimán, al que trasladaron su inquietud, e hicieron un llamamiento a la unidad y la calma.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/22/actualidad/1350901247_536067.html

Rogersukoi27
Almirante
Almirante

Mensajes : 9943
Masculino
Edad : 58

Re: Violencia en Libano.

Mensaje por Rogersukoi27 el 22/10/2012, 3:16 pm

Ahora si que, si en Siria les de catarro, en Libano les da Pulmonia!!!!

Contenido patrocinado

Re: Violencia en Libano.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:46 pm


    Fecha y hora actual: 6/12/2016, 3:46 pm