Este es un foro dedicado a las Fuerzas Armadas Mexicanas así como de los diferentes Cuerpos de Policía y demás entes que se dedican a la Seguridad interna de México.


Batallón Sagrado de Tebas

Comparte

Xicoténcatl
Sargento Segundo 2/o
Sargento Segundo 2/o

Mensajes : 379
Masculino
Edad : 27

Batallón Sagrado de Tebas

Mensaje por Xicoténcatl el 18/9/2012, 12:57 pm

Aquí les dejo un post sumamente interesante, fuerzas élite de la antigüedad, que tienen una peculiaridad: ser homosexuales. Después de leer estos artículos me parece que la idea de formar un batallón con estas características es brillante, después de todo, ¿Quién abandonaría a su pareja sentimental en el campo de batalla?. Saludos!

Batallón Sagrado de Tebas

El Batallón Sagrado de Tebas (en griego antiguo ἱερὸς λόχος / hieròs lókhos) era una unidad de élite griega formada por 150 parejas de amantes, todos masculinos. Según Plutarco, fue creado por el comandante tebano Górgidas.1 Las parejas consistían en un miembro de mayor edad o "heniochoi" (conductor) y uno más joven o "paraibatai" (compañero). La motivación para el uso del "ejército de amantes" en batalla lo expresa Plutarco:
Para hombres de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros.
De acuerdo con Plutarco, Górgidas inicialmente distribuyó al Batallón Sagrado de Tebas a lo largo de sus líneas de batalla como un cuerpo de élite para fortalecer la resolución de los demás, pero entonces Pelópidas, después de que el Batallón hubiese luchado con éxito en la batalla de Tegira, lo usó como una especie de guardia personal. El Batallón Sagrado de Tebas fue una parte importante de la infantería griega durante cerca de 33 años. Participó como punto fuerte de la formación tebana, en las batallas de Leuctra y de Mantinea que humillaron el poderío de los espartanos, golpes del que nunca se recuperaron, incluso acabaron como fuerza a considerar en Grecia, al disminuido ejército de los Homoioi.
Su única derrota se produjo en la batalla de Queronea, en el 338 a. C., la cual fue la batalla decisiva en la que Filipo II de Macedonia y su hijo Alejandro Magno terminaron con la independencia de las ciudades-estados griegas. Filipo había estado cautivo en Tebas, donde aprendió sus tácticas militares. El resto del ejército tebano huyó cuando se enfrentó a las abrumadoras fuerzas de Filipo y Alejandro, pero el Batallón Sagrado, rodeado, se mantuvo firme y cayeron donde estaban. Plutarco cuenta que Filipo, ante la visión de los cadáveres amontonados en una pila y entendiendo de quiénes se trataban, exclamó:
«Perezca el hombre que sospeche que estos hombres o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente».
Aunque Plutarco afirma que los 300 componentes del batallón murieron ese día, otros escritores afirman que 250 perecieron y que el resto sólo fueron heridos. Estos datos fueron verificados en su tumba comunal en Queronea, en la cual fueron hallados 254 esqueletos, alineados en siete filas.
http://es.wikipedia.org/wiki/Batall%C3%B3n_Sagrado_de_Tebas

El Batallón Sagrado de Tebas. La Fuerza del Amor

El Batallón Sagrado de Tebas era un cuerpo de élite del ejercito griego que existió por el siglo IVa.C. Estaba formado por los mejores y más valientes hombres escogidos de entre las tropas tebanas y eran sometidos a duros entrenamientos para que dieran la talla.

Bueno, hasta aquí todo es más o menos normal. Las unidades de élite son tan antiguas como la guerra y todos los ejércitos tienen alguna. Lo que hace a esta unidad tan especial es que el Batallón Sagrado lo formaban 300 hombres, o mejor dicho, el batallón estaba compuesto por 150 parejas de amantes.

La homosexualidad en Grecia no sólo era tolerada sino que en ciertas circunstancias era bien vista y hasta otorgaba un cierto grado de estatus. Incluso en el ejército griego no eran raras las relaciones homosexuales entre compañeros. Hay numerosos casos conocidos y documentados de héroes militares que tenían pareja masculina como Terón, Harmodio , Aristogitón, el mismísimo Alejandro Magno y hasta héroes mitológicos como Aquiles.

Fue el comandante tebano Górgidas quien llevó estas relaciones en el ejército un paso más allá creando el Batallón Sagrado de Tebas. Estaba compuesto exclusivamente por parejas de amantes ambos hombres. Las parejas la conformaban, normalmente, un veterano llamado Heniochoi (conductor) y otro componente más joven llamado Paraibatai (compañero).

El batallón Sagrado formó parte de la infantería griega durante más de 33 años e hizo también las veces de guardia personal demostrando en numerosas batallas y trifulcas un valor y un arrojo sin igual en otras unidades.

¿El secreto de esta fortaleza ? No hay lazos más fuertes entre dos personas que los del amor y el cariño y eso en un campo de batalla vale su peso en oro. Plutarco lo explica así:

Para hombres de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros.

El final del Batallón fue trágico. Durante la batalla de Queronea, en la que las ciudades-estado griegas se enfrentaron a Filipo II y a su hijo Alejandro Magno, toda la infantería griega cedió ante el empuje del ejército macedonio y salió en desbandada. Todos menos los 300 los 150 amantes que rodeados por las tropas de Alejandro decidieron resistir hasta el final encontrando allí su muerte. Así lo narra Plutarco:

Victorioso Filipo posó su mirada en los cadáveres y preguntó: quiénes son éstos casi trescientos muertos abrazados entre sí hundidos y acoplados en muerte y en amor.

Le respondieron: son los de Tebas el Batallón Sagrado de Pelópidas de amantes y de amados los viriles de Tebas de la estirpe de Layo.

Filipo respondió: Perezca el hombre que sospeche que estos hombres o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente.

En Queronea se ordenó levantar un monumento en recuerdo de los caídos de Tebas .

Cerca del monumento, encontrado durante una excavación en 1924, se halló también una tumba comunal con 254 cuerpos colocados en siete filas. Lucharon juntos, murieron juntos y descansaron juntos.
http://historiasconhistoria.es/2009/07/23/el-batallon-sagrado-de-tebas-la-fuerza-del-amor.php

EPAMINONDAS Y EL BATALLÓN SAGRADO DE TEBAS.

Si hubo una persona que vivió abiertamente su homosexualidad en la Grecia clásica éste fue el tebano Epaminondas(418-362 a JC). No solo no se casó nunca, vivió en pareja con Pelópidas durante veinte años, cosa poco frecuente en Grecia, y tuvo además sus propios erastés: Micetas, Asópico con quién luchó en Leuctra y finalmente Capìsdoros con quien fue enterrado.

Desde pequeño se le había impuesto una vida ascética, controlada por una férrea voluntad y turbada por crisis religiosas. Elló le llevó a vivir en muchas ocasiones al borde de la pobreza, rechazando siempre cualquier tipo de enriquecimiento y repudiando los sobornos que le llegaron especialmente del mundo persa.

Con la meticulosidad que solía, el jovencísimo general hizo un cuidadoso estudio de la estrategia y la táctica espartanas, vio que muchas veces la organización por tribus llevaba al desastre final cuando se producían tensiones internas. Y así ideó un sacro pelotón de trescientos hombres, homosexuales como él, por parejas, cada uno comprometido bajo juramento a permanecer hasta la muerte al lado del que era su «compañero», y no solamente en el campo de batalla. Era el Batallón Sagrado de Tebas. Plutarco lo explicaba así: Porque los hombres de la misma tribu se valoran muy poco los unos a los otros cuando el peligro acecha; pero un grupo cimentado en la amistad basada en el amor nunca será separado pues, temiendo la afrenta, los amantes por los amados, y éstos por aquellos, así perseveran en los peligros los unos por los otros.

Siendo muy joven salvó la vida en el campo de batalla a su erómenos Pelópidas, este hecho marcó todo su futuro, pues le unió sentimentalmente con su amado compañero y además le sirvió para ver la capacidad de combate de un grupo de élite formado por soldados amantes.

El Batallón Sagrado de Tebas con Epaminondas socavó el poder militar de Esparta, derrotandoles en batallas como la de Leuctra, iniciando una etapa de poder tebano sobre Grecia. Tras esta victoria invadió en cuatro ocasiones el Peloponeso. En esta última invasión en Mantinea fue alcanzado por una lanza y herido mortalmente. Antes de morir aconsejó la paz, hecho que se produjo inmediatamente. Fue enterrado con su amante en el mismo campo de batalla. Pelópidas habia muerto dos años antes, también en el campo de batalla.

30 años después en Queronea, Filipo de Macedonia y su hijo Alejandro exterminaron las falanges tebanas, el ejército tebano huyó cuando se enfrentó a las abrumadoras fuerzas de Filipo y Alejandro, pero el Batallón Sagrado, rodeado, se mantuvo firme y cayeron donde estaban. Plutarco cuenta que Filipo, ante la visión de los cadáveres amontonados en una pila y entendiendo de quienes se trataban, exclamó:
«Perezca el hombre que sospeche que estos hombres o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente».
http://leopoldest.blogspot.mx/2011/04/epaminondas-y-el-batallon-sagrado-de.html


El Batallón Sagrado
La fuerza del ejército de Tebas


En la antigua Grecia, Tebas logró disputar en fuerza a las todopoderosas Atenas y Esparta. Epaminondas y el Batallón Sagrado fueron las dos principales razones.
En el año 401 antes de Cristo, Artajejes (rey de Persia) tuvo que hacer frente al levantamiento de su hermano Ciro, que había reunido un ejército formado por 10.000 mercenarios griegos encabezados por Jenofonte, discípulo de Sócrates. El rey persa consiguió derrotar a los insurgentes (Jenofonte emprendería una huída con los supervivientes que luego relataría en su libro La Anábasis) pero al ver su debilidad, Agesilao, rey de Esparta, decidió atacar al todo poderoso imperio Persa. Indro Montanelli cuenta en Historia de los griegos que los espartanos fueron destrozando todos los ejércitos que mandaba Artajerjes hasta que viéndose éste incapaz de frenarlos decidió sobornar a las otras dos grandes ciudades-estado griegas de la época para que le ayudaran.

Esparta, Atenas y Tebas
Sacos repletos de tesoros partieron de Persia hacia Atenas y Tebas que como muestra de agradecimiento decidieron atacar la retaguardia de los espartanos. Los atenienses consiguieron destruir la flota espartana, que jamás se volvió a recuperar y perdió para siempre su fuerza naval, pero gracias a un pacto de neutralidad firmado con Persia (mediante el cuál el imperio asiático volvía a recuperar todas las ciudades que había perdido tras la batalla de Maratón), Esparta logró mantener su hegemonía en tierra e impuso su gobierno de hierro en la región de Beocia, cuya ciudad más importante era Tebas.

Pelópidas y Epaminondas
En 379 a.C. (tres años después de la invasión Espartana) Pelópidas consiguió matar, junto a un grupo de seis compañeros, a sus rivales políticos pro-espartanos y tras levantar en armas al pueblo logró liberarlo del yugo de Esparta. Pelópidas fue elegido como beotarca y éste nombró general a Epaminondas. Según Montanelli el nombramiento no fue debido a la amistad que unía a ambos, sino al amor, ya que eran amantes.

El nuevo general tebano instauró las tácticas de guerra en las que luego se basarían Filipo y, su hijo, Alejandro Magno para formar su basto imperio. Bajo su mando los tebanos lograron vencer al hasta entonces invicto (en tierra) ejército Espartano en la batalla de Leuctra.

Para enfrentar al ejército rival que concentraba su fuerza de ataque en la parte frontal, Epaminondas decidió reforzar las alas desguarneciendo el centro. En aquella batalla 6.000 tebanos derrotaron a 10.000 espartanos. Tebas siguió venciendo hasta la muerte en combate del general Epaminondas, en Mantinea, a manos del hijo de Jenofonte (Grilo). En aquella ocasión también venció, pero perdió la vida.

Batallón Sagrado de Tebas
El ala derecha del ejército tebano, la más poderosa, estaba compuesta por el “Batallón Sagrado”, una fuerza de elite creada por el comandante Górgidas y formada por 150 parejas, 300 hombres en total.

Cada pareja se distribuía en un “heniochoi” (conductor) y un “paraibatai” (compañero). Los primeros eran los de mayor edad y los más jóvenes los segundos. Pero tenían otra peculiaridad: eran parejas de amantes. Cada hombre estaba dispuesto a dar la vida por su amante. Prefería morir antes de quedar como un cobarde a los ojos de su amado. Y así lo hicieron cuando el ejército tebano fue derrotado (ya sin Epaminondas) en Queronea ante Filipo, rey de Macedonia. Mientras los demás huían, 254 de los 300 perecieron ese día, sin retroceder ni un solo metro.

El final de una época
Así acabó la era de las ciudades-estado dando paso a la hegemonía de Macedonia y a la creación del Imperio de Alejandro Magno. Tebas siempre estuvo a la sombra de Atenas y Esparta pero durante un breve periodo de tiempo, que marcaría el final de una época, brilló por encima de todas las demás.
http://suite101.net/article/el-batallon-sagrado-a307

    Fecha y hora actual: 3/12/2016, 5:34 am